Jueves, 19 de Octubre del 2017

ÍNDICE

Apache, una gran familia La resistencia del color Nueva generación de pinturas

ENTREVISTAS

Apache, una gran familia

Entrevista a Carlos Castellani Presidente de Apache
(fábrica de implementos agrícolas de Las Parejas).

Carlos Castellani, presidente de Apache

¿Qué se siente haber construido una marca referencial del agro argentino?

Apache está próxima a cumplir sesenta años. Cada vez que cumplimos diez años más lo festejamos bien festejado, porque en diez años en nuestro país pasa de todo. Tenemos un mural en planta, donde mostramos las máquinas fabricadas en cada década, y realmente la evolución nos sorprende.
Hoy la Argentina y nuestra maquinaria agrícola está prestigiada en el mundo, no sólo por la siembra directa sino por todos los cambios que hubo en el tipo de labranza.
Porque recordemos que desde la década del 50 los implementos fueron cambiando permanentemente. Desde los arados y las rastras, la tierra antes se labraba, se dejaba como una quinta, para que la sembradora -que tenía unos novecientos kilos- pudiera poner solamente la semilla. ¡Hoy la sembradora pesa 10.000 kilos, y el arado es casi una mala palabra en Argentina!

¿Cuál ha sido la clave para poder producir y evolucionar en un país que se caracteriza por los altibajos económicos?

Yo digo siempre que en Apache somos una gran familia. El capital humano es el más importante capital que se tiene, realmente; porque las personas son las que hacen los contactos, la producción de las máquinas... también sumamos un importante factor con nuestros vendedores y concesionarios que tan bien representan a nuestros productos.
Nosotros trabajamos colaborativamente, a veces, asistimos a nuestros concesionarios (que están en todas las zonas agrícolas del país), enviando máquinas para hacer demostraciones ya que en muchos casos no tienen capital para comprarlas. Independientemente del resultado, a veces con éxito y otras no tanto, hacemos mucho esfuerzo para poder colocar su producto.
Esta actitud se manifiesta también con nuestros proveedores. La maquinaria agrícola lleva muchísimos componentes, tenemos la obligación de estar muy conectados porque forman parte de lo nuestro. Los proveedores venden a través de nosotros: en medida en que Apache sea una marca de calidad y una marca que la gente quiera y que se venda, es importante poder vender los productos y componentes que nosotros ponemos en nuestros equipos.

En este contexto, ¿en qué momento Química Petrosil pasó de ser un proveedor a un aliado estratégico?

Las máquinas agrícolas necesitan muchos proveedores y uno siempre está desarrollando proveedores. En el caso de la pintura nosotros teníamos otros proveedores, pero fuimos optando por Pinturas Quality, por la cercanía, por la atención. Poco a poco, desde hace veinte años estamos siendo atendidos por ellos casi exclusivamente.
Mantenemos una relación de confianza, comprendiendo juntos los problemas del país, hablando el mismo idioma, sabiendo que estamos en el mismo barco... Todos estamos en una cadena de valores: si vendo yo, vendes vos, vende Quality, como también otros productos como el hierro, la chapa, los bulones, las cubiertas, los cilindros hidráulicos... en fin, ¡todos los materiales!
La gente de Química Petrosil supo entender lo que un cliente necesita. Habremos discutido, seguramente, los precios, los pagos, etc. eso es la actividad... Pero por lo menos sabemos que el tiempo es un aspecto muy importante en las relaciones entre empresas.

En el caso específico de Química Petrosil ¿se han sentido acompañados en la incorporación de tecnología?

Hemos realizado una inversión importante en cabinas de pintura como así también en procesos de lavado y secado Gottert.
Constantemente recibimos el asesoramiento tanto del proveedor de las máquinas como de los insumos. Esto es una experiencia que hemos tenido con Quality, que han venido muchas veces, que hemos conversado, intercambiado opiniones y encontrado distintas soluciones. Hemos tenido momentos que hubo que arreglar algunas cuestiones y cuando hicimos el tema de las inversiones, estuvimos en contacto, nos asesoraron también, nos dieron su punto de vista. Por supuesto que cada mejora les conviene a ellos también y así fue como pudimos ingresar en esta inversión que no ha terminado.
El concepto y la aplicación de la pintura en la maquinaria agrícola ha ido cambiando notablemente. Antes no era tan importante, hoy es una de las cuestiones estratégicas en el proceso de calidad, es parte de la mejora continua.
La pintura, está muy expuesta en el campo, la maquinaria trabaja muy expuesta a la tierra, al clima, a la rusticidad del trabajo. Por eso el productor (no sólo el gran productor) en la Argentina, compra máquinas que tienen un precio importante. Valora las terminaciones y la durabilidad, por eso cuando adquiere, por ejemplo, una sembradora quiere que esté bien terminada; y si no es así pues nos lo hace saber.

También estaría el tema de la logística. Usted lo mencionó en la charla, el control de stock, la entrega a tiempo...

Nos sentimos acompañados por Química Petrosil, con ellos hemos conversado un poco y hemos hecho esfuerzos de las dos partes además de buscar el método más efectivo para la provisión. En fábrica tenemos un depósito que se va facturando a medida que se va consumiendo. Tenemos un capital de giro que puede alcanzar para otras partes, porque nada vale tener todo de un producto y no de otro. Pero realmente una logística que hemos conversado y hay una apertura que no a veces todos la tienen, como para poder hacer las cosas seriamente. Las cosas hay que consumirlas y pagarlas y teníamos una cierta libertad en eso.

Y esto permite planificar compras...

Y el futuro... y también de alguna manera proyectarse o tomar algunos desafíos que sino otras veces debería pensarlo mas veces; pero sabiendo que vas a contar con el acompañamiento de algunos proveedores clave, que ante el desafío de crecer, dice “crece Apache y crezco yo”.

Estos procesos, son relativamente nuevos. Es decir en los sesenta años de Apache es algo nuevo, el just in time...

Si, es algo relativamente nuevo. Antes, cuanto más se veía la fábrica llena de materiales era mejor. Ahora dosificar y manejar una logística “justo a tiempo” es realmente algo muy importante. Es una técnica desarrollada por los japoneses que no por algo la hicieron. Aparte es un capital que no esta muerto, estibado en un galpón.

Y finalmente, ¿cuáles son las perspectivas para el sector en este año que comienza? Especialmente su visión integral como referente de CAFMA.

En principio yo fui presidente hasta septiembre del año pasado, porque son dos años y ahora le tocó a Buenos Aires, pero bueno... estuve bastante dedicado porque lleva mucho tiempo.
En la Argentina somos muchos fabricantes de maquinaria agrícola. Es un sector muy competitivo, hay muchos emprendedores y cada uno quiere hacer lo propio y poner una fábrica.
Es un país muy exitoso en la producción de granos, por eso a veces estamos tranquilos, porque producimos alimentos y el mundo consume alimentos. Pero también hay una oferta sobredimensionada de maquinaria con lo cual hay que buscar el mercado de exportación y eso está bien porque los productores de otros países y el mundo y funcionarios, vienen a las exposiciones internacionales: Expoagro, Agroactiva, Palermo, Tecnópolis.
Porque saben que Argentina produce cien millones de toneladas de granos, tenemos siembra directa y todo ese paquete tecnológico. Y hay países que también pueden desarrollar siembra directa, el Este de Europa, por ejemplo. Nosotros arrancamos vendiendo en Sudáfrica, también en países vecinos como Bolivia, Uruguay, Venezuela se cortó un poco. Acá en Argentina hubo un boom de la maquinaria agrícola, porque los precios fueron altos en los granos, pero como contrapartida las retenciones son una carga muy importante, el 35% de la soja significa que cada tres camiones, uno va para el gobierno (además de todos los impuestos que tenemos que pagar), la renta se ha perdido y lo que pasó como consecuencia de eso es que el año pasado y también el anterior se produjo más pero se vendió menos lo que llevó a que terminemos el año preocupados. Nosotros tenemos doscientas veinte personas trabajando, otras tienen trescientas, cuatrocientas...

Por eso justamente lo que hoy nos convoca es como hasta que punto la maquinaria agrícola es un generador de empleo.

Claro que sí, es un generador de empleo y sobre todo en el interior. La producción de maquinaria agrícola esta fundamentalmente en la provincia de Santa Fe, que tiene casi el cuarenta por ciento de fabricantes y en los pueblos como Las Parejas, Armstrong, Casilda, Fuentes, Arequito, Rosario. El segundo es Córdoba y el tercero es la provincia de Buenos Aires. O sea que en todo el interior hay fabricantes de maquinaria agrícola y es un generador activo, una actividad productiva, puramente industrial.
Usamos productos nacionales salvo cosechadoras y tractores, ahora hay un plan del gobierno para sustituir importaciones. Nosotros nos hemos anotado porque hicimos un acuerdo con la India para hacer transferencia de conocimiento y fabricar tractores... después vino la restricción de las importaciones, entonces hicimos el convenio para poder seguir donde ahora estamos en el treinta por ciento de sustitución de partes con el compromiso de que en el 2016 va a ser del cincuenta por ciento.
En definitiva, de la sembradora para abajo, como la pintura, chapa, bulones, cubiertas son productos nacionales, entonces es un sector muy competitivo, es competencia pura y cuando se vende menos se compromete la fuente de trabajo. Como dije anteriormente, estos años podrían haber sido excelentes si no tuviéramos la carga de las retenciones. Tendríamos cuadras de productores comprando, porque el precio que se estableció internacionalmente nunca lo vio un productor argentino.
De todos modos vamos a ver que pasa, este año igualmente se presenta muy bien. Yo digo que para que vendamos máquinas se tienen que dar tres condiciones: la primera que es la cosecha, entonces el productor tiene la cara más contenta quiere invertir y hay contagio en eso. En eso no tiene nada que ver el gobierno, es el clima y la verdad que hay una cosecha que pinta muy bien sobre todo la del grano grueso que es la que mayor plata mueve. La segunda condición es el precio de los granos y eso... bueno, esta más o menos pero tampoco es malo y la tercera es que haya créditos.
El Banco Nación da créditos que son a tasas menores que la inflación, antes estaban al 6,5% anual y ahora están al 13,5% anual. Me gustaría que el gobierno no sea tan intervencionista en la economía porque complica el funcionamiento".
El bono del 14%, descuento que nosotros le efectuamos al comprador, demoran mucho tiempo en devolverlo y compromete el capital de giro de los fabricantes. Pero bueno, yo creo que si las cosas fueran mas simples, la actividad privada, que es la que sostiene a la sociedad y a su propio gobierno, le da mas ánimo de hacer inversiones, que se traducen en la generación de trabajo concreto.
Nosotros con nuestros casi sesenta años, pasamos momentos difíciles y otros buenos. Hemos desarrollado un mecanismo de defensa, aprendimos a cuidarnos aunque a veces nos parece que no va más... es ahí cuando surge nuestro espíritu de hombres de campo: hay que seguir siempre para adelante.

Gracias Carlos por participar de nuestro News.

Los que exigen calidad eligen Quality

Apache, una gran familia La resistencia del color Nueva generación de pinturas